Desfibrilador Externo Semiautomático (DESA)

¿Qué es y qué significa? DESA es la abreviatura de Desfibrilador Externo Semiautomático. Es un dispositivo médico de uso extra hospitalario para revertir la parada cardíaca que puede ayudar a salvar miles de vidas al año.

La parada cardíaca o muerte súbita ocurre de forma repentina. La persona que la padece pierde la consciencia y la respiración debido a un fallo cardíaco del corazón. Ante esta situación, cada minuto resta posibilidades de supervivencia, y actuar rápido puede suponer salvar su vida. Para revertir la situación de parada, es importante que la población conozca las técnicas de reanimación cardiopulmonar y sepan qué es y dónde hay un desfibrilador.

Si realizamos el masaje cardíaco y aplicamos el desfibrilador en los pimeros minutos, las posibilidades de mantener con vida a la persona aumentan hasta un 90%.

Los desfibriladores externos semiautomáticos (DESA) están diseñados para que la población pueda usarlos de forma fácil e intuitiva. A diferencia de los desfibriladores externos automáticos (DEA), la descarga se produce de forma manual, avisando al usuario de que tiene que pulsar el botón de descarga y alejarse, un aviso que garantiza la seguridad de la víctima y del usuario. En el caso de los DEA, la descarga se produce automáticamente por el equipo.

¿Cómo actúo con un desfibrilador semiautomático?

En el siguiente vídeo tenéis los pasos a seguir en caso de presenciar una parada cardíaca. Es muy importante mantener la calma y actuar. Recuerda:

Llamar al 112 o 061 y pedir ayuda
Solicita ayuda y si hay un desfibrilador cercano
Masaje cardíaco
Realiza las maniobras de RCP (Reanimación Cardiopulmonar): 30 compresiones – 2 ventilaciones
Desfibrilador
Aplica el desfibrilador. Sigue las instrucciones que indica.
Llegada de emergencias
Continuar hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Normativa sobre la instalación de desfibriladores

En España cada Comunidad Autónoma regula la instalación de desfibriladores de uso extra hospitalario. En algunas de ellas su instalación es obligatoria en determinados espacios y centros, en otras es recomendable y se regula tanto la instalación, como la formación en RCP y sus registros.