¿Qué es un desfibrilador?

Desfibrilador: un dispositivo que salva vidas

Cuando hablamos de la palabra desfibrilador nos viene a la mente una escena de película muy típica. Una persona inconsciente y un médico que le aplica unas planchas sobre el pecho para reanimar su corazón.

Esta escena refleja el uso del desfibrilador y su funcionalidad, pero actualmente los desfibriladores han evolucionado hasta su uso fuera del ámbito sanitario. Las funciones de un desfibrilador son muy sencillas: ayuda restablecer el ritmo cardíaco de una persona que se encuentra en parada cardíaca.

Cuando colocamos los electrodos sobre el pecho de la víctima, el equipo realiza un electrocardiograma que analiza si es necesario o no realizar la descarga eléctrica, o lo que se conoce también como desfibrilación, una pequeña pero intensa descarga controlada.

Los desfibriladores también se distinguen por el tipo de corriente aplicada. Los monofásicos emiten una más fuerte en una sola dirección, mientras que los bifásicos emiten doble corriente y esto hace que la descarga sea más suave, lo que hace que consuman menos energía y sean más recomendables.

DEA, DESA o DAI ¿qué significan?

DAI desfibrilador

Son aquellos desfibriladores implantados en el pecho de pacientes con problemas de corazón. Su función es regular el ritmo cardíaco cuando éste es anormal. Permiten realizar de forma rápida desde dentro una fibrilación al corazón. Los DAI son colocados solo si el médico lo considera necesario.

DEA desfibrilador

En este caso son desfibriladores externos de uso público. Son equipos donde la descarga se produce de forma automática por el propio desfibrilador. Ya son poco habituales, ya que la tendencia es hacía la desfibrilación semiautomática, pero sus siglas continúan en uso actualmente.

DESA desfibrilador externo semiautomático

Al igual que los DEA, son equipos automáticos de uso de externo, pero en este caso, la descarga se produce de forma semiatumática. El desfibrilador da aviso para pulsar un botón de descarga, indicando que el usuario se aparte un poco de la víctima para dejar espacio. Son los más recomendados actualmente para su instalación en zonas fuera del ámbito hospitalario.

Desfibriladores conectados

Los desfibriladores siguen avanzando e incorporando novedades que ayudan a tratar la parada cardíaca extra hospitalaria. La tendencia actual en cardioprotección es ofrecer al usuario tranquilidad mediante la conexión con los servicios de emergencia.

Muchas normativas exigen ya que los desfibriladores cuenten con conexión con el 112 o el 061. ¿Por qué esta necesidad? En casos de emergencia nos ponemos nerviosos y no sabemos reaccionar, e incluso podemos olvidar cómo reaccionar si nos entra miedo.

El primer paso de la cadena de supervivencia es la llamada a los servicios de emergencia para que se personalicen lo antes posible, además de indicarnos los primeros pasos a realizar. Tan solo disponemos de 5 minutos para reaccionar hasta la llegada de los sanitarios.

En el caso del desfibrilador DOC de B+SAFE la conexión está integrada en el propio equipo. Esto quiere decir que la llamada al 112 con envío de coordenadas está incluida en el desfibrilador. Otro aspecto importante a destacar es que incluye teleasistencia al usuario 24 horas con especialistas en emergencias, quienes confirman que la emergencia es real y ayudan al usuario en los primeros pasos a seguir.

Cabe destacar que es muy importante que todos los desfibriladores lleven un correcto mantenimiento para su uso en caso de emergencia, y que, si nos encontramos ante una emergencia cardíaca, no dudemos en solicitar un desfibrilador y comenzar las maniobras de RCP.

Solicite información

Nos adaptamos a sus necesidades en función de la Comunidad Autónoma a la que pertenezca.
https://desfibriladoc.com/politica-de-privacidad/