Empleados de Metro de Málaga salvan la vida a un pasajero con el uso del desfibrilador

El pasado lunes, un hombre de 60 años fue reanimado en Metro de Málaga tras sufrir una parada cardíaca en uno de los vagones. Los empleados del metro atendieron rápidamente al hombre con maniobras de reanimación y aplicando el desfibrilador de la estación.

El suceso ocurrió a primera hora de la mañana del lunes 13 de enero, al poco tiempo de comenzar su trayecto en la estación de Hospital Clínico. Allí, un operario de Metro de Málaga que estaba de camino al trabajo se detuvo a socorrer a la víctima y dar aviso.

Entre varios compañeros comenzaron a realizar maniobras de reanimación en el vagón hasta llegar a la siguiente estación, donde emplearon uno de los desfibriladores de uso público instalados en Metro de Málaga.

Actuación y prevención para salvar vidas

La actuación rápida en estas situaciones es clave para salvar una vida. En este caso, gracias a la atención de los empleados de Metro de Málaga desde los primeros minutos se pudo salvar la vida del pasajero.

Los espacios cardioprotegidos contribuyen a disminuir las cifras de mortalidad por parada cardíaca. Disponer de un desfibrilador en espacios públicos o privados con afluencia de personas es un elemento de prevención vital, ya que si se aplica desde el primer minuto las posibilidades de supervivencia aumentan hasta un 90%.

Málaga cardioprotegida

Dentro del compromiso por la prevención cardiovascular y la atención a la parada cardíaca, Málaga ya cuenta con una red de 280 desfibriladores. Un proyecto que continuará en expansión en el próximo año.

Para el conocimiento de la población sobre la ubicación de estos equipos, el Ayuntamiento desarrolló un portal web donde los ciudadanos pueden ver dónde se encuentra el desfibrilador más cercano: desfibriladores.malaga.eu

Este es uno de los pilares básicos para reducir las cifras de fallecimiento por parada cardíaca en nuestro país. El fomento de conocimientos para actuar ante una parada cardíaca de forma rápida puede salvar muchas vidas, una lección aplicable a modo personal y social.

¿Quieres cardioproteger tu centro, espacio, o comunidad de vecinos?