B+SAFE | Grupo ALMAS INDUSTRIES
900 902 510
contacto@almas-industries.com

La cardioprotección en el Agroturismo: Residencial Arialdegi

DOC | Desfibrilador Operacional Conectado

cardioproteccion Arialdegi

La cardioprotección en el Agroturismo: Residencial Arialdegi

La cardioprotección se abre camino en los espacios rurales. El pasado viernes 11 de junio, la Presidenta de la asociación Corazón Sin Fronteras, Maite San Saturnino y el Director de Relaciones Institucionales de ALMAS INDUSTRIES B+SAFE, Javier Maeztu, entregaron a Pedro Larringan propietario del establecimiento el Diploma de Alojamiento rural cardioprotegido.

Se trata del primer Alojamiento de Agroturismo del País Vasco que da el paso por la cardioprotección para proporcionar mayor tranquilidad a sus clientes y empleados y con el fin de salvar vidas.

Además de la instalación del desfibrilador se han formado sus empleados en resucitación cardiopulmonar (RCP) y Soporte vital básico a través de la asociación Corazón Sin Fronteras para poder atender de forma rápida y eficaz las emergencias cardiacas.

Según palabras de Maite San Saturnino: “Es primordial que los alojamientos de Agroturismo se conciencien y conviertan en establecimientos cardioprotegidos, ya que suelen situarse en lugares idílicos al tiempo que aislados, donde es difícil que la asistencia sanitaria llegue a tiempo para asistir un paro cardíaco”.

Tecnología para agilizar la asistencia en emergencias cardíacas

Si se produce una parada cardíaca dentro o fuera de las instalaciones podrán atenderla de forma rápida y eficaz, ya que la fase previa a la llegada de los equipos de emergencia ha demostrado ser crítica para la supervivencia, y es por tanto el área donde deben centrarse los esfuerzos de mejora.

Según el Dr. Fernando Rosell, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), “hay un punto de no retorno a partir del cual los cardiólogos podemos mantener, pero no mejorar. Dependemos mucho de que se haya mantenido el flujo sanguíneo, mediante masaje cardiaco y, en el mejor de los casos, que se haya podido realizar una desfibrilación. Por eso es importante implicar y educar a la sociedad, porque la única manera de mejorar la atención a la muerte súbita es mediante la formación del primer interviniente y mediante el acceso público a desfibriladores”.

Desfibrilador Arialdegi

La cardioprotección en espacios ‘conectados’.


La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. El gran número de muertes por paro cardíaco en la población ha animado a gobiernos, empresas, entidades y asociaciones a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos. Estas zonas cuentan con, según la superficie y la afluencia de público, al menos uno o varios desfibriladores, con un adecuado servicio de mantenimiento y con personas adecuadamente formadas para poder garantizar una rápida actuación en caso de paro cardíaco repentino (para conseguir que vuelva a latir el corazón de la persona afectada), hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador.  El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es en los primeros 5 minutos.

Hay identificados cuatro pasos críticos para tratar el paro cardíaco repentino, denominados Cadena de Supervivencia:

  1. Reconocimiento y llamada al servicio de emergencia.
  2. Una rápida resucitación cardiopulmonar (RCP).
  3. Desfibrilación temprana.
  4. Llegada de la ambulancia y cuidados post-resucitación.