Los campings instalan desfibriladores para ser más saludables

Un camping es un espacio de desconexión, descanso y entretenimiento, donde puedes ir solo, en pareja, con amigos o en familia. El usuario del camping busca pasar unos días o incluso una larga temporada en un entorno tranquilo, lejos de preocupaciones, de ahí que los estándares de calidad sean tan importantes. Velar por la seguridad de los campistas es una prioridad para sus gestores, entre las medidas más distinguidas la instalación de un desfibrilador contribuye a crear un espacio más seguro para la salud para clientes y usuarios.

Cabe recordar que la principal causa de muerte en nuestro país son las paradas caradiorespiratorias, al año se producen hasta 30.000 paradas cardíacas. Estas cifras podrían verse reducidas si el número de desfibriladores aumentaran y las personas estuviéramos formadas en su uso, junto a las maniobras de RCP.

El camping cardioprotegido como valor añadido

En 2019 se estimaba que habían 769 campings en España, de los cuales 202 se consideran de lujo o primera categoría y 436 de segunda. La tendencia de los usuarios es que cada vez son más los turistas que no se conforman con camping de segunda. “En 2019 la mayor parte de los turistas reservó sus vacaciones en campings de segunda categoría” sin embargo,  el mayor número de pernoctaciones se registró en campings de lujo y de primera categoría.

Además, muchos campings cuentan con instalaciones deportivas como piscinas, pistas de tenis, campos de fútbol donde el esfuerzo físico aumenta y por lo tanto las probabilidades de sufrir una parada cardiaca.

campings que instalan desfibriladores

Más allá de categorías, instalar un desfibrilador y convertirse en un camping cardioprotegido es un plus de seguridad para todos sus usuarios, puesto que estaría preparado y con personal formado para atender paradas cardíacas. 

Cuando se produce una parada cardíaca la rapidez en atender la emergencia es vital, por cada minuto que pasa las posibilidades de supervivencia se reducen un 10%, de ahí la importancia de saber reconocer a la víctima y asistir aplicando la técnicas de reanimación cardiopulmonar y un desfibrilador semiautomático.

Desfibriladores conectados

Los desfibriladores DOC son desfibriladores semiautomáticos conectados las 24h, están provistos con telecontrol para garantizar el buen estado del equipo, además de incorporar llamada al servicio de emergencias para una atención lo más temprana posible.

Cabe recordar que la legislación en material de desfibriladores es distinta para cada una de las comunidades autónomas, todas ellas se basan en el Real Decreto 365/2009, de 20 de marzo, a pesar de que comparten aspectos comunes como la obligatoriedad de registro, la formación de un mínimo de personas o la señalización de dónde se encuentran los equipos para una rápida lozalicación.