Reanimación Cardiopulmonar en el trabajo

Los infartos y los derrames cerebrales se sitúan como una de las principales causas de fallecimiento laboral en España. ¿Sabrías actuar si se produce una parada cardíaca o un infarto en tu trabajo? ¿cómo se realiza una reanimación cardiopulmonar?

Infarto o parada cardíaca

En primer lugar hay que saber diferenciar entre un infarto y una parada cardíaca. La diferencia más clara entre ambos es el tiempo y los síntomas. Mientras que el infarto ‘da avisos’, la parada cardíaca ocurre repentinamente.

El infarto se presenta con síntomas previos, tales como dolores o presión durante varios minutos, dolores y malestar de estómago, presión que se expande a hombros, espalda o brazos, sudores, vómitos, problemas para respirar correctamente.

La parada cardíaca sin embargo se produce de forma inmediata, causada por un fallo repentino del bombeo de sangre del corazón y producido normalmente por una arritmia fuerte o algún fallo en el funcionamiento eléctrico del corazón.

Un infarto de miocardio puede desencadenar en una parada cardíaca. En caso de infarto, es importante comunicar con emergencias de inmediato y evitar que desencadene en un paro cardíaco.

¿Cómo reconozco un paro cardíaco?

En primer lugar aseguramos tanto a la persona como a nosotros mismos. Tras ello, nos acercamos y preguntamos si se encuentra bien para ver si da respuesta, si no responde, comprobamos su respiración observando el movimiento de su pecho y sintiendo su aliento para ver si respira.

Responde y respira

Avisamos a emergencias y colocamos a la persona en posición lateral de seguridad. Nos quedamos junto a la persona hasta la llegada de los servicios de emergencia.

No responde y no respira

Nos encontramos a la persona en parada cardíaca. Hay que llamar de inmediato a los servicio de emergencia y solicitar el desfibrilador más cercano. Mientras recibimos ayuda, comenzamos de inmediato con la reanimación cardiopulmonar (RCP): 30 compresiones en el pecho y 2 ventilaciones.

Una vez nos acerquen el desfibrilador, con el pecho desnudo de la víctima, colocamos los electrodos según indica el aparato, y seguimos las instrucciones que va dictando. El desfibrilador realizará un electrocardiograma a la víctima y verificará si es necesaria o no la descarga, en caso afirmativo, indicará que se pulse el botón de descarga y dejaremos espacio para realizar la misma.

Reanimación Cardiopulmonar con desfibrilador